22 de enero

Domingo, 22 de enero, 1492

Se celebró una procesión muy solemne que fue desde Santiago hasta Nuestra Señora de la Fuente con motivo de la toma de Granada dando gracias al señor. Entre los diferentes festejos preparados se corrieron dos toros, que no se pudieron encerrar.

 

22 de enero de 1590

Recibimiento del escribano del ayuntamiento Juan de Molina.
 

22 de enero de 1599

Los comisarios Felipe Díaz y Hernando de Guzmán dieron noticia de cómo el canónigo Oquendo, por poder de su hermano, Alonso de Oquendo, patrón del colegio de Santa Catalina, junto con la ciudad, había nombrado como rector del colegio a Melchor de Montalvo, clérigo, sin orden ni acuerdo de la ciudad, teniendo que ser por acuerdo y unanimidad de los patrones.

22 de enero de 1910

Hermandad bajo al advocación del “Santísimo Cristo de las Misericordias”.

Los que suscriben, asociados a esta hermandad, cuya imagen se venera en Santa María, fundada en 1597, en la suprimida parroquia de San Miguel y luego refundada en 31 de diciembre de 1824, del que se acompaña ejemplar de su reglamento. Exponen:
Que desde tiempo inmemorial viene celebrándose el culto a dicha imagen, que desde 1824 está en Santa María, en dicha iglesia, en su nave izquierda, junto a la capilla panteón de los excelentísimos condes de Colón, que sirve en la actualidad de sacristía mayor, teniendo su altar propio y retablo en el que se hallan de relieve los atributos alegóricos propios a la crucifixión, como el sol, la luna, clavos y demás que detallan y testimonian su triste acontecimiento, incluidos los ángeles acólitos con sus incesarios de talla.

Se quejan de que el cura, Rufino Caraballo, sin pedir permiso a la hermandad y sin decirle nada trasladó el crucifijo, poniéndolo en un sitio poco visible, en una capilla situada debajo del coro, colocando en el retablo del Santo Cristo a Nuestra Señora de las Candelas y en el que ésta ocupaba a San Antonio de Padua y otras innovaciones que tuvo a bien.
Se quejaron al cura y este no les hizo caso, dijo que su autoridad dentro de la iglesia era la que se imponía.
Ellos piensan que nadie puede disponer de su imagen ni de su retablo, por lo que acuden a su S.E. para que actúe en consecuencia.
Lo firma, Lorenzo Esteban

 

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe tu comentario.