5 de marzo

5 de marzo de 1554     

Sobre los hospitales.
Reunidos los señores Antonio de Torres, Gaspar Gutiérrez, como regidores, y el doctor Luis Gómez, nombrados por la ciudad. Y, por otra parte, Gaspar Vázquez de Peñaranda, piostre del cabildo de Nª Srª de Guadalupe de esta ciudad y Francisco Beltrán de la Peña y Gaspar de Piedeconcha y el ldo. Calderón de Mena, cofrade de dicho cabildo de Nª Sra. de Guadalupe, y diputados por este cabildo.

Los representantes del Concejo (Antonio, Gaspar y el doctor Luis Gómez) dijeron que por cuanto está acordado que en la ciudad haya tres hospitales: uno, el de la Misericordia, para curar a los enfermos; otro, el de Santa Ana, para curar los demás contagios; y es necesario, para peregrinos y pasajeros, otro hospital. Y para este efecto parece que fue instituido antiguamente el dicho hospital de Nª Srª de Guadalupe.

Para que esta obra tan buena tenga efecto encarga a los diputados mencionados del dicho cabildo de Nª Srª que se encarguen, en nombre del cabildo, de la hospitalidad de los peregrinos que pasen por esta ciudad sin que se puedan detener en ella más de 3 días.

Los cofrades dijeron, que no obstante que en el dicho cabildo conforme a la institución del fundador se reciben los peregrinos que pasan a Nª Srª de Guadalupe que porque se cumpla lo así acordado y ordenado por el dicho cabildo ten¡a 7 camas (5 para hombres y 2 para mujeres) para todos los peregrinos que por esta ciudad pasaren en dos piezas separadas, que serán las que ahora tiene el cabildo. Además para un mejor acogimiento en él hay un mayordomo, cofrade del cabildo, encargado de visitar el hospital y a los peregrinos, se dará otra casa que está junto al hospital, que ahora alquila, para que la ciudad la pueda reedificar (ya que el cabildo no tiene dinero para hacerlo) para que en ella viva un clérigo para visitar el dicho hospital y los peregrinos que en él se acojan.

Se decidió por los dichos diputados de la ciudad que el cabildo de Nª Srª elija cada año un cofrade y visite a los demás hospitales. El piostre y cofrades estuvieron de acuerdo por tan buena obra para la ciudad y dijeron que este cofrade se una a los diputados que se eligiesen para visitar los hospitales.

Con el fin de atender a la hospitalidad de todos los peregrinos, si alguno cayese enfermo que se traslade a los otros hospitales, según fuese su enfermedad y si viniese enfermo no se acoja en dicho hospital.

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe tu comentario.