8 de septiembre

8 de septiembre de 1787

María Juana Talafijo, mujer de Marcos Durango, vecino de Sigüenza, al saber que se quería abrir una escuela de niñas en Sigüenza, con un situado de 100 ducados anuales, exponía que la suplicante era de loables costumbres, habilidosa en el coser y bordar de todo género, cortar camisolas, camisas, justillos y de toda clase, y que era de mucho juicio y crianza. Suplicaba fuese admitida por tal maestra de niñas, que cumplirá con el desempeño de la enseñanza de niñas que acudan a su labor y procurará dar gusto en todo, como se experimentará en el adelantamiento de dichas niñas.

A ruego de su mujer, firmaba esta petición su marido, Marcos Durango

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe tu comentario.